María José Rodríguez Rojas, abogada

Me ocupo de todo, para que tú no tengas que preocuparte por nada.

Mi trabajo consiste en solucionar problemas legales o evitar situaciones que podrían dar lugar a consecuencias legales no deseadas para quienes me contratan, sacándoles de la angustia e incertidumbre que puedan tener.

He tenido la oportunidad de trabajar en notarías, grandes empresas y en algunos de los mejores despachos de abogados del país, como en Sánchez de Lara Abogados, donde actualmente soy Of Counsel.

He prestado servicios como abogada, pero también como preparadora de personas opositoras y formadora en distintas áreas del Derecho e Igualdad para personal directivo y de RR.HH. del Grupo PRISA, Randstad Consultores, Telecinco, Cuétara, Hernst&Young, Hoteles Westin, MRW, Babcock y Gas Natural Fenosa, entre otros.

También he impartido formación sobre Derecho, planes y políticas de igualdad y RSE en distintos programas Máster del Centro de Estudios Garrigues, la Universidad de Alcalá de Henares y CIFF Business School, y cursos en el Consejo Superior de Cámaras de Comercio de España, asesorando a emprendedoras y empresarias en las áreas jurídica y de igualdad.

Además de en Derecho de Familia y Laboral, estoy especializada en Derechos de Autor y Propiedad Intelectual. En este aspecto, mi vida profesional y personal se entrelazan, ya que estoy casada con Enrique de Tena, compositor y Subdirector de la Banda Sinfónica Municipal de Madrid, por lo que gran parte de mi círculo social está formado por artistas.

Cada caso es diferente, por eso un servicio jurídico de calidad ha de ser personalizado.

Mis clientes tienen algo en común: trabajo sus casos en base a unos valores sólidos y unos altos estándares de calidad para dar un servicio de excelencia.

Mis clientes tienen un único aspecto en común, trabajo su caso en base a unos valores sólidos para dar un servicio de excelencia.

Filosofía / metodología

Transparencia
Hoja de encargo con presupuesto cerrado, sin sorpresas.

Trabajo sobre expectativas objetivas y realistas.

Antes de presentar cualquier demanda, contestación o recurso, te facilitaré un borrador para que puedas revisarlo y hacer las observaciones que consideres oportunas.
Empatía
En mi vida personal he tenido que lidiar con situaciones muy duras. Por eso, voy más allá de un servicio legal común y velo por el plano emocional de las personas con las que trabajo.
Calidad
Llevo los casos personalmente, con un trabajo conjunto cliente-abogado.

Trato tu caso con detalle, como si fuera el único del despacho.

Dedico el tiempo que sea necesario en el estudio, redacción de documentos, preparación de juicios y declaraciones, así como recopilación de pruebas.

Cuento con la colaboración de peritos (profesionales de la arquitectura, medicina, psicología y psiquiatría, informática, arte, gemología, economistas, etc.), tasadores, traductores jurados, ... que me ayudan a prestarte un mejor servicio, aportando un indiscutible valor añadido.
Discreción
Todo asunto legal requiere cautela.

He trabajado con grandes empresas y personajes públicos y sé que la discreción es fundamental. Tengo experiencia en gestión de crisis.

Sé lo importante que es una comunicación adecuada cuando pueden existir implicaciones profesionales, empresariales y cuando además, está en juego tu reputación.
Innovación al servicio de mis clientes
Combino el despacho tradicional presencial con las ventajas de un despacho digital: Podrás realizar reuniones telemáticas o presenciales, acceder a tu expediente a través del Área Privada de clientes en cualquier momento y desde cualquier lugar, firmar documentos y contratos desde donde estés y con valor legal, ...

Trabajo para que mis clientes consigan la solución que más se ajuste a sus necesidades y pretensiones